Nos acompañaron en la infancia, convertidas gracias a nuestro capricho en inseparables compañeras de aventuras, amigas fieles y objeto de inagotables caricias. Sin embargo, desmadejado ya el envoltorio de la novedad y repuestos del empalagoso exceso de los primeros días, poco a poco la relación se fue enfriando hasta convertirlas en carne de abandono o, […]

Leer más →