EL HOMBRE QUE NO TENÍA MÓVIL

hombre_sin_movil-150x150

Juan era un tipo corriente, de esas personas con las que uno se cruza todos los días sin que nunca consigamos recordar su cara. De estatura más bien pequeña y pelo negro, con unas ya significativas entradas que le hacían parecer más mayor de lo que realmente era. Unas grandes gafas de pasta oscura disimulaban sus pequeños y tímidos ojos tras los cristales de varios aumentos. Siempre vestía trajes de color azul marino o grises, para pasar mejor desapercibido entre la multitud. A sus treinta y ocho años se sentía realizado con su trabajo de cajero en la sucursal de un gran banco de la capital, con las tardes libres para dedicarlas a su familia -su mujer María y su hija Jeniffer-, y a sus amigos dos días a la semana en las tertulias taurinas de la peña “ Los Joselitos “. Vivía en el tercer piso de un bloque de viviendas en un popular barrio madrileño y sus vecinos lo tenían por una buena persona, un tanto peculiar, pero buena persona.

Continuar leyendo “EL HOMBRE QUE NO TENÍA MÓVIL”